PUNTO PARTIDA:

En Santa María del Puerto (1.486 metros), braña vaqueira situada en los límites con León.

Peña Salgada

DIFICULTAD:

Fácil.

DURACIÓN:

6 horas.

DESNIVEL:

600 metros.

CARTOGRAFÍA:

Adrados, Parque Natural de Somiedo, escala 1:60.000.

DESCRIPCIÓN:

Empezamos el camino tomando un camino que sale junto a la última casa, a la derecha de la carretera, según venimos de León, guiados por las señales del sendero de pequeño recorrido PR - AS - 16. En estos primeros pasos el camino va entre las murias que separan prados de siega. Por la ladera izquierda de la pequeña vaguada del arroyo El Ordial, la senda llega a una campera y después de cruzarla se desvía a la derecha dejando las peñas a la izquierda. Estamos bajo la estribaciones del Putracón. Las marcas van hacia la collada del Potracón, pero si queremos ir a la Peña Salgada se deben abandonar e ir hacia la izquierda por una llanada con muchos hoyos que se denomina Pozos de Fordallana (1.795 metros).

Hay que superar una loma que nos acerca a la cima cónica del Potracón (1.911 metros), con unos bellos panoramas. Siguiendo por el cresterio hacia el Este se alcanza fácilmente la cima de Peña Salgada (1.798 metros) y en la que hay un buzón de cumbres y en la que se puden contemplar todas las montañas del entorno, destacando los restos de parapetos de la guerra civil. Se desciende hacia la collada del Potracón donde volvemos a encontrar las señales del sendero de pequeño recorrido.

Siguiendo hacia el Este, el camino llega a un collado desde el que por un lado se divisa una bella panorámica de los montes somedanos y, por otro, a la derecha, el valle leonés del Rebezu, y en donde se puede apreciar la diferencia entre las suaves praderas de León y los abruptos valles de Somiedo. Una fuerte pendiente nos hace descender hasta el fondo del valle, donde tomando rumbo Este, bordeando la Peña El Micho (1.883 metros) por su parte norte, nos deja a la vista un pedrero de origen glaciar y la Braña de Sousas.

En esta hermosa braña encontramos una fuente y podemos admirar las cabañas de piedra, llamadas corros, que presentan planta circular y terminan en una falsa cúpula recubierta de "tapinos" para lograr un mejor aislamiento térmico y a la lluvia. Dentro de la braña los corros se agrupan en parejas, estando destinado el segundo a refugio de las reses de corta edad. También hay otras construcciones denominadas olleras usadas para enfriar la leche. Las olleras son subterráneas circulando por su interior el agua canalizada de las fuentes próximas.

Al final de la Braña, junto al arroyo Sousas, comienza el camino que baja hacia el Valle de Lago. A unos 600 metros del comienzo de ésta sale un sendero que, sin perder altura, conduce a un mirador con vistas al pueblo de Coto a través de la Peña Furada.

Descendiendo por el camino entre praderas hasta llegar al final de la ruta en Valle de Lago (1.200 metros).